Tiempo de compartir

El tiempo de compartir ha llegado, hay que dejar atrás esas ansias de acumular riquezas a costa de la pobreza y el mal de otros. El boomerang retorna a su lanzador y es mejor abrir el corazón para evitarlo. El dar retorna con mayor rapidez y es más sabroso al paladar. Las iglesias serán las primeras en caer, da igual que religión promulguen, no se puede ser tan desleal a la Creación y a su creador, el espíritu no sabe de castigos pero si de ley, si de orden, si de certeza. Los muros también caeran, incluso algunos no llegarán a construirse. Las barreras y fronteras las impondrá la naturaleza y no las guerras de hombres sin piel que imponen aranceles para comerciar con la hambruna y la muerte. Abramos el entendimiento del corazón y dejemos atrás la mente antes de que el suelo se abra, rasgando las losas que sostienen viejas edificaciones que ensalzan el ego de los hombres.

Los leones ya están aquí, las víboras huyen solo queda la gran serpiente que crea. De momento solo observan, registran, evalúan el momento adecuado para presentarse. Ellos precederán al resto de nuestros hermanos que se agolpan esperando la lluvia de estrellas para estar frente a nuestros ojos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *