Métodos para entrar en el sueño lúcido

En este post voy a detallar varios métodos para entrar consciente al sueño, el más común el hipnagógico utilizado por los toltecas y otros dos métodos de la cultura celta y tibetana. Todos parten de un estado de relajación previa, si los combinamos con el despertar temprano, es decir con pausar el sueño a mitad de la noche como comentamos en el post anterior, tendremos más posibilidades de éxito.  Post anterior  https://wp.me/pavJP5-4R

Relajación

Túmbate en la cama, coloca un cojín debajo de las rodillas, cierra los ojos y relaja la cabeza. Repasa cada uno de tus órganos sensitivos, afloja la tensión en los párpados, los ojos, las orejas, la boca, relaja la mandíbula y continua hacia abajo. Relaja el cuello, el pecho, los brazos, el estómago, la espalda, las piernas, y respira de manera lenta y consciente. Presta atención a como entra y sale el aire de los pulmones, qué recorrido efectúa. Disfruta de esa sensación, no prestes atención a los pensamientos, déjalos pasar, solo existe este momento, este espacio interior. Si necesitas mayor estado de relajación pasa a llevar el aire por todo tu cuerpo, de los pies a la cabeza, con tu intención llenas tu cuerpo de oxígeno como si fueras un gran globo. Ya estás listo para emprender una de las técnicas.

El guerrero del sueño

Con tu voz interior, poniendo la atención en el corazón, repite en silencio estas frases: soy un guerrero del sueño, voy a estar lúcido y consciente en el mundo del sueño. Te estás programando. Ahora centra tu atención en tu vista interna, en el punto que hay en el entrecejo, sino tienes desarrollado el tercer ojo verás como una pantalla de tv, si estás con la pineal activa verás una luz. Centra tu atención en ellos. Observa cómo las imágenes comienzan a surgir, trata de observarlas sin juzgarlas, si emitir criterios sobre ellas, sólo míralas , contempla y déjala pasar. Las imágenes se irán convirtiendo en escenas cada vez más complejas, hasta convertirse en un escenario tras la niebla. En ese momento si te viene algún pensamiento recuerda tu intención y deja que las imágenes te arrastren al mundo del sueño, no entres de forma activa en él. Encuentra el equilibrio entre la atención y la intención. Es como si sujetara un bebé, delicadeza y firmeza a la vez. El siguiente paso es emprender una acción, puede ser un salto, mirarnos las manos o los pies, girar la vista.

Método de los druidas

Este método comienza como el anterior, con una relajación y un primer estadio de observación. Pero la programación es diferente, se elige un símbolo, puede ser una espiral, un árbol celta o otro símbolo personal que primero presentemos a la madre tierra. En el momento de acabar la relajación, visualizar este símbolo en grande encima de tu cuerpo y luego pasarlo desde tus pies hasta tu corazón, detenlo ahí, que lata con tu ritmo cardiaco. Sube el símbolo a la garganta con el pulso del latir, mantenido. Deja pasar las imágenes que ya entonces estarán pasando interiormente. Tu sigue manteniendo la visualización en el símbolo, es como si estuvieras viendo dos pantallas de forma simultánea. Cuando se forme el escenario de imágenes pasa el punto del símbolo al escenario, esto te catapultará dentro de el mismo.

El Loto y la llama

Para este método antes de entrar a dormir y de hacer la relajación es preferible encender una vela y concentrarnos durante unos minutos en la llama que esta genera. Si tienes la capacidad de convertirte en la llama, o sea mirarte desde la llama y luego volver a mirarla, darás un gran paso., es simplemente imaginación. El segundo paso es mirar en internet una flor de loto, grabar esa imagen en nuestro inconsciente. Es mejor sino usamos el móvil pues la luz azul nos dificulta el sueño, un dibujo sería fantástico. Si la tenemos en casa mejor, se puede cambiar por otra flor o planta de tu zona. En mi caso observo, toco, hablo con el árbol del drago, que tiene una geometría muy bella y milenaria.

Realiza la relajación.

En el momento en que estés relajado, visualiza en tu garganta, ocupando todo el espacio de esta, una flor de loto con sus pétalos, colores que forman un recipiente. Del centro del loto surge una llama que emite el color y el movimiento que vistes antes. Concéntrate en el interior de la llama y ve subiendo poco a poco hasta la parte superior de la misma, haciéndola más grande. Observa como la imagen de la llama en el loto se relaciona con otras imágenes que aparecen. Solo observa. En un momento dado la llama y tu consciencia se mezclan. En ese momento estás en el sueño. Puedes también tratar en un momento de convertirte en la llama como hiciste en la meditación con la vela y ahí abres el portal que te lleva al sueño lúcido.

Hay muchas más técnicas como la del conteo, los cuerpo gemelos, la de los animales,etc. Pero con estas tienes para empezar a practicar. Esto lleva tiempo, no es para que salga de primeras, si es así felicidades.

Viaje astral

Si eres lo suficientemente lúcido en el sueño puedes emprenderlo desde allí, solo con tu intención, volar y elegir un destino. Esto te llevará automáticamente al reflejo del pensamiento forma global que hay de ese lugar. Pero eso lleva tiempo de entrenamiento. Otra forma muy rápida es la siguiente. Tras el sueño lúcido, no abrir los ojos, mantener la postura y centrar la atención nuevamente en tu corazón, si late fuerte tienes suerte está generando una orden para que el cuerpo reaccione y entre en parálisis del sueño. Concentra tu atención en todo tu cuerpo físico, dándole un repaso de arriba abajo y a la inversa. Trata de encontrar signos de sensaciones, vibraciones extrañas de la imagen de tu cuerpo. Esos son los indicios de una parálisis del sueño REM.

Separación al cuerpo astral

Imagínate que tu cuerpo físico tiene un doble energético, siente como ves interiormente ese cuerpo flotando encima tuyo. Mécelo a los lados, evita todos los pensamientos de miedos, ruidos , voces, todo es un complot del ego para que no salgas de viaje. Puedes agarrar las vibraciones e intensificarlas, imaginarte que te agarras del techo a través de una cuerda onírica. O girarte bruscamente con ese otro cuerpo. Si lo consigues y te ves flotando en tu habitación:

Primera premisa no mires de cerca tu cuerpo físico, te va a atraer.

Segunda premisa sal por el techo o pared, nunca por la ventana. Si estás despierto, te frenarás sino la atravesarás, lo otro podría acabar mal.

Decide rápido que lugar quieres visitar, es preferible no molestar a otras personas salvo que haya un pacto previo. A quién no le apetece un viaje a la pirámide o a una montaña mítica. Con el tiempo podrás mantener más ese estado y manejarlo. Hay muchos métodos y variantes. También métodos para mantenerlo.

Espero que te diviertas y aprendas mucho por esos mundos astrales.