Más allá de los sueños lúcidos

Tanto para los maestros de la antigua civilización egipcia como para los mayas, el que no recuerda sus sueños es un muerto  en vida. Un ser que es zarandeado por los azares del destino y que no ordena su vida tras la muerte. Está centrado en el devenir de la vigilia, en la ilusión efímera cuando hay un universo detrás del último paso material. Acuden continuamente sin saberlo al Mictlán, el lugar de los muertos, los inframundos. Donde su inconsciente trata de sanar, ordenar los errores. Estos son los que están en el primer peldaño de la pirámide escalonada.

La pirámide del sueño

Otros recuerdan pero no actúan durante el sueño sino que tras él, captan posibles decisiones, que serán tomadas en virtud de la interpretación del mismo. Así quedan repartidos en el mundo grandes soñadores, algunos escritores, pintores , creadores que encuentran sus musas en el sueño. Y culturas ancestrales como los Shuar del Amazonas o los Senoi de Malasia . Tribus que basan su vida en los acontecimientos que les indican los sueños. Y les ha ido muy bien, unos nunca fueron conquistados, los otros nunca tuvieron una guerra. Pueblos que aún viven aislados y sustentan el tránsito del 2D al 3D.

Los lúcidos

Mucho se habla de aquellos que consiguen controlar los impulsos de su subconsciente en el sueño. Dejan los viejos hábitos y dirigen el sueño hacia otras regiones . A los verdes prados, donde los familiares que salvaron el inframundo, nos envían consejo y consuelo. Al sur, a las dunas amarillas donde por breves instantes puedes observar acontecimientos futuros. Algunos van más allá y emprenden vuelos astrales. Toman cuerpos de nahual o chaska y visitan lugares emblemáticos. Mirarse las manos, invocar el agua o dar saltos imposibles activa su lucidez, entrenan durante el día las técnicas de la noche. Quienes logran dominar estas técnicas pueden sanar su cuerpo físico, proyectar en la materia tras ordenar en un mundo más sutil las direcciones a seguir.¿ Magia o tecnología?. ¿Ensoñación o una red de conexiones más antigua que internet que se llama Universo?

¿Qué hay más allá?

Pero poco se conoce, de los que tras nivelar sus emociones, toman otras conciencias, otros cuerpos del espacio-tiempo que le son propios, comunes u observables. Relaciones siderales, intraterrenas, viajes a otras estrellas. De pronto se ven en la piel de otro personaje, tomando decisiones conscientes sobre una vida de la que conocen todos los detalles. Regresan y recuerdan ese otro yo, que tiene ese destino distinto en otro mundo diferente o parecido. Lejano o próximo, estrellado o estrella, luciérnaga de ideas que viaja a los cielos o soles pasados. Solo aquellos que han logrado el equilibrio, obtienen este don. Quizás arreglen vidas paralelas en otros planos o sean todas simultáneas en el tiempo. Algunos genios en su tiempo mal llamados locos obtuvieron este don: Philip KDick ,  Nostradamus, antiguos profetas y el propio Moctezuma. Vilipendiados por la historia cuando eligieron el mejor futuro posible dentro de un orden superior.

El regreso de los maestros

Hubo una época hace mucho tiempo que la tierra estaba plagada de maestros del sueño, estos influyen en el sueño colectivo, compartían las técnicas de construcción de las grandes obras. El orden de la cosecha, las nuevas siembras e interceden en alianzas prósperas para el desarrollo. Quizás necesitemos nuevos guardianes del sueño que siembran paz y sosiego en la mente de ciertos políticos. Que ordenen a gobiernos cuidar la naturaleza. Y que dignifiquen la economía corrupta que nos lleva a la deriva.

Para saber más de los sueños te recomendamos este libro https://caminantedelsol.es/2012-2021-el-amanecer-del-sexto-sol/

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *