Competir sin Ego ¿es posible?(2ªparte)

Todos hemos oído y algunos pensado, en medio de un partido, estas frases típicas y autodestructivas:

  • ¿Cómo me pueden ir ganando estos dos?
  • Si no fuera por el viento, pala,compañero, excusa ya habría ganado
  • ¡Qué suerte tienen, les está saliendo el partido de su vida!
  • Si ni siquiera tienen técnica, son muy malos

Y un largo etcétera que podríamos enumerar.

Todas vienen de un personajillo, voz, que nos susurra al oído sobre una autoimagen engañosa que tenemos de nosotros mismos, carente de humildad. Adoptamos esa imagen como válida y la comparamos con la del rival,  minusvalorando a ese jugador, fijándonos más en sus carencias que en sus virtudes. Esto cuando el resultado además va ajustado o en contra salta en seguida con sentimientos de frustración, culpabilidad y genera una debilidad en el jugador.

El factor que más se ve afectado por el Ego es la motivación

Muchos hablan del orgullo como algo positivo, pero los estudios demuestran lo contrario. Y es que confundimos el orgullo con el amor propio, el ego con el corazón y las carencias del rival con la meta de mejorarnos, de exigirnos a nosotros y ser responsables. Fijarnos más en la tarea y estar presentes.  Y si somos muy buenos en algo, genial, pero no somos mejores personas por ello. Hay además áreas, tanto del juego como por supuesto de la vida, dónde el rival derrotado nos supera. No mires a nadie por encima del hombro. Mira a los ojos con una sonrisa.

Si queremos echar un vistazo a estudios y libros hay varios muy interesantes:  Teoría de las Metas de Logro de Nicholls y la Teoría de la Autodeterminación de Deci y Ryan. Las Reglas del Juego y si preferimos un video, tenemos la peli del Guerrero Pacífico, https://www.youtube.com/watch?v=VpWpA2CNwaA.

Varias muestras en distintos países y regiones lo atestiguan, pero vamos a coger una cercana:

La muestra está compuesta por 413 deportistas (322 chicos y 91 chicas), de
edades comprendidas entre los 12 y 16 años, de diferentes disciplinas de la región de Murcia, en el 2007. Los resultados revelan que los deportistas con mejor rendimiento y motivación muestran una mayor orientación a la tarea y perciben en mayor medida un clima tarea que los deportistas con un bajo SDI, que tienen una mayor orientación al ego y una mayor percepción de un clima ego. Además, los chicos muestran una mayor orientación al ego y perciben un
clima motivacional más implicante al ego que las chicas, que perciben un clima motivacional más implicante a la tarea. Si queréis ver todo el estudio: http://www.apuntesdepsicologia.es/index.php/revista/article/view/113/115

Cambiemos la perspectiva

Voy a valorar lo que mejor hace el compañero, por ejemplo volear. Potencia ese aspecto durante el partido, en la medida en que hago jugar mejor a mi compañero soy mejor jugador. Ahora el rival ,valoro sus virtudes, de esta forma trato de evitarlas pero si las lleva a cabo no pasa nada. ¿Por qué?

Pongamos que neutralizo  lo mejor que ejecuta, me valoro, mejoro como jugador. Si fuese un entrenamiento debo buscar esas posiciones, zonas, golpes para avanzar a metas mayores.

Si es competición y supero sus virtudes lo tengo todo a mi favor, si no es así ,no me frustra porque ahí ellos o ella lo hace bien. Ahora si pienso que es suerte porque solo me centro en sus debilidades, me meto en desmotivación y en procesos de ansiedad. Digamos que toda la presión es mía.

Acaba el enfrentamiento y lo normal, lo que me suma es valorar mi rendimiento sobre mi capacidad media, ¿En qué áreas o aspectos he evolucionado? ¿cuáles me ha costado más?Aparte del resultado, la técnica y la táctica. ¿Cómo ha sido mi pensamiento, mi ánimo, motivación , expresiones, apoyo al compañero y actitud ante el rival?

Peligros

El truco del Ego cuando ganas, es hacerte creer mejor de lo que eres, proyectarte hacia el futuro en una competición y perder la perspectiva de ir partido a partido. Eso lleva a no estar centrado, stress ante la adversidad y fracaso.

Otra artimaña típica es minusvalorar al contrario , ¡vaya paliza que le hemos dado, está acabado!, de esta forma consigues en el próximo enfrentamiento meterte en su juego, de ansiedad y estrés. Ridiculizar al contrario es darle poco valor a tu partido y a tu juego. Entonces no has hecho nada, ¡no le has ganado a nadie, si es tan malo!

Si además ese rival es bueno y me cuesta jugar contra él, ellas, ellos , serán los mejores sparrings que tenga en mi localidad. ¿Y a qué apuesto? a ser el mejor de mi edificio, de mi región, ir más allá o a ser mejor cada día, a dar cada día más.

Cuando pierdo si analizo con los términos anteriores mi juego y hay una evolución, me he ganado a mi yo anterior. Es decir hay un progreso y la motivación seguirá alta, voy por buen camino. Esto para el aficionado es difícil de entender. Debemos huir de buscar excusas, me han hecho la nevera, mi compañero es un muerto,  la pista, condiciones meteorológicas, etc. Todo esto es mirar fuera, engañarse.

+50% descuento.

Padres

En el caso de los padres es importante que cuiden y guien esas actitudes, haya comunicación con el técnico y estén pendientes  de cuidar los valores personales. No meterse en cuestiones técnicas. También sumaría entablar lazos de amistad con los padres de los rivales, en el futuro lo normal es que compartan desplazamientos, entrenos y muchos años de convivencia. No pongamos muros donde no se necesitan.

¿Queréis una tercera parte de la entrega Competir sin Ego es posible? Os dejo el link del primer artículo https://wp.me/pavJP5-1G

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *