Evolucionar el merkaba

Queridos hermanos ha llegado el momento de dar un paso más, el velo ha caído, el sol amanece blanco dándonos su ternura, amamantando al espiritu en su regazo, acunándolo como si de un bebé se tratara. Esa nueva energía hace que nuestro vehículos emerjan a un nuevo nivel, nuestro merkaba se carga y tras entrar en una crisálida vuelve a brotar más lleno de amor, de conexión divina y poder creador.

Es esta nuestra meta ya anclada, crear a través del merkaba expandido, volar, visitar otros mundos y traer más luz a este. Esta visión anunciada tiempo atrás tiene distintos diseños según culturas y tradiciones, la venida del Cristo, la vuelta de los hombres pájaro, el vuelo hermanado del cóndor y el águila. He aquí directamente desde la fuente de dios, los pasos a dar para aquellos que han activado su merkaba y ahora sientan el llevarlo a otro peldaño más cercano al cielo.

Para esta ocasión tan especial encuentra el momento adecuado y rodéate de naturaleza, un paraje , una playa, un lago, una montaña. Una vez elegido tendrás que estar en el amanecer o atardecer , el Magec nuestro querido Sol será nuestro aliado en esta tarea.

Preparación

Dibuja un circulo extendiendo tus brazos como referencia en la arena o usa  pequeñas piedras o semillas. Antes de comenzar fuera del circulo suelta todas tus cargas, pensamientos dándole esa energía densa a la madre tierra para que haga algo bello con ella.

Colócate en el centro del círculo, con la vista mirando al este si es al amanecer, el sol de Sekhmet o mirando al oeste si es al atardecer, el Magec de Bastet.

Meditación

Respira profundo y hazte presente. Extiende primero tus brazos como alargando tus dedos, las yemas de los dedos buscan conectarse a la energía de la tierra, haz lo mismo con la yema y planta de los pies, enraizados en ella.

Centra ahora tu atención en el corazón, en el latir constante, aumenta su fuerza coordinando con respiraciones profundas, dejándote llevar a tu sabiduría interior. Cuando estés preparado lleva esa energía a la cabeza. Mira al Sol, une tus manos con el mudra de la pirámide en la frente, gíralo en el chacra garganta, vuelve a respirar y vuelve a girarlo en el chacra corazón absorbiendo la energía del sol, una nueva respiración e invierte su posición en el plexo solar. Nos tomamos un segundo para sentir todo nuestro cuerpo físico.

Vuelve ahora tus manos hacia el sol como si fueran ramas por donde la luz entra a través del cosquilleo en la punta de tus dedos, pasando a tus brazos y llenando tu corazón de luz. Respira y mantén este proceso durante treinta y tres respiraciones conscientes donde siempre entre más aire del que sale. Entra oxígeno y luz. Aire y fuego ya tenemos tres elementos llenando toda el agua de nuestro cuerpo de luz. Ya están los cuatro.

Ese corazón lleno de luz se convierte ahora en el merkaba encendido de un arcoiris maravilloso que gira al ritmo de una vuelta por latido y con tres respiraciones intensas vamos a pasarlo primero del corazón a nuestro arco de Leonardo, sentimos esa punta de estrellas, ese tetraedro en la punta de las manos, en nuestro ombligo, rozando la cabeza y en nuestras rodillas y pies, ese merkaba expandiéndose en fases. Gira ahora más rápido dos vueltas por latido. 

Una respiración más y lo expandimos en el límite del círculo que hemos dibujado en la arena. Lo sentimos ahí vibrando gira ahora a tres vueltas por latido, siento primero el lado izquierdo, en mi otro vehículo a un metro de mi, alzo la mano si quiero estar más cerca de sus límites. Luego siento la punta que traspasa el suelo un metro más abajo, siento también la que se separa de mi ombligo a través de un túnel de luz que me atraviesa y se aleja más allá de un metro de mi espalda, siento ahora el lado derecho, siento mi corona y por encima de ella otra punta de estrella que conecta con el sol, entrando un tubo de luz del sol a la tierra, de la tierra al sol, hilos que vienen y van , energía pura de la que formo parte.

Una última respiración y aceleró el giro de mi merkaba a cinco vueltas por latido, mi merkaba está en la quinta dimensión y me conecta con ella, estoy aquí y allá, soy parte del Todo. Me tomo mi tiempo para sentir todo el proceso, para ver sus colores, para viajar o crear en ese momento algo que quiero sembrar para el colectivo y para mi. Un presente más consciente. Cuento hasta cuarenta y cuatro.

En la creación

Salgo del círculo de seguridad y me muevo en el paraje, si es un bosque siento cómo se relaciona mi merkaba con las plantas, árboles e insectos. Soy como una niña o niño jugando a planear aviones. Si es una playa me adentro en el mar girando mi estrella en el líquido elemento.

Vuelvo al círculo y desacelero mi merkaba, lo guardo en mi corazón con otras tres respiraciones haciendo el proceso inverso al anterior. Aparco mi vehículo, mi nave y la programo para que ejecute el sueño sembrado, el proyecto de vida y de amor. Lo puedo volver a activar las veces que quiera ya en mi casa, en otros lugares y enseñar a otros esta bendición de don.

Dios os ama yo os amo.

Recursos

Si no habías activado tu merkaba anteriormente, tienes varios métodos canalizados. Hay dos caminos conocidos a través de meditaciones, el del corazón https://www.youtube.com/watch?v=39vUkLZL0AQ&t=32so el método Melchizedek  https://www.youtube.com/watch?v=60y8kffQ45Y.

Pero también lo puedes hacer directamente si lo sientes así , si has trabajado tu interior ya sea a través de las plantas maestras, otros métodos o simple y grandiosamente si tienes un corazón compasivo que es lo más grande de todo.

Un paso más, volar al centro de la Galaxia

Para este proceso durante tres días no ingieras azúcar, ni ningún ser vivo, debes estar puro y haber hecho el proceso anterior. LLeva una túnica o bata blanca o beige claro. Busca un lugar muy tranquilo y cómodo en la noche, luna nueva.  Haz un pequeño ritual de purificación y una pequeña meditación. Dibuja un círculo en el suelo de protección, de pie haz el mudra de la pirámide apuntando de tu corazón al cielo, a un punto en las estrellas cualquiera, el que más sientas , todos te llevarán al centro. Acuéstate en el suelo y extiende los brazos. Observa ese punto en el cielo, cada vez más cercano, cada cierto tiempo se iluminan nuevas estrellas, llega su luz, aguanta, sigue ahí, observando sin apartar la mirada como si fuera un espejo y buscaras tus ojos, busca en ese espejo de estrellas tu ojo izquierdo y mantenlo, luego el derecho durante más de treinta segundos. Vuelve al centro de los dos y deja que sigan llegando nuevas estrellas que te envían su bendición. Déjate ir hasta el límite del sueño pero mantenlo, mantente consciente, la estrella central te llevará al corazón de dios. Siéntelo y abrázalo.

Técnicas del Viaje Astral 1

Técnica del Globo y la Alfombra Voladora.

Túmbate en la cama, pon una almohada en tu cabeza y si lo necesitas otra debajo de las rodillas. Relaja todos los músculos del cuerpo empezando de los pies a la cabeza, toma el tiempo necesario para cada parte. Puedes si lo deseas contraer y relajar cada zona. Respira de forma pausada, centrando tu atención en cada grupo muscular. Cuando sientas que estás en un estado de calma comenzamos la técnica.

El Globo

Respira profundamente hinchando la barriga y soltando la mitad de aire que coges. Como si fueras llenando un globo. Haz así de siete a trece respiraciones, expandiendo tu estómago al inhalar y contrayéndose suavemente al exhalar. Esto te llenará de oxígeno y energía. Sigue ahora la respiración llevando el aire que tomas a los pies, luego a los gemelos, tras ellos llevarás el aire a los muslos.

Pasa ahora a inflar tus brazos, tu pecho, tu cuello, tu cara y la cabeza. Imagina que eres un gran globo. Sigues con una respiración normal y comienzas a imaginarte que entre tú y la cama hay una alfombra voladora que te separa de ella. Comienzas a percibirla en tu nuca, hombros, todo el largo y ancho de la espalda. Pasas a los glúteos, piernas, gemelos. Comienzas a sentir esa alfombra que te separa de la cama y te hace flotar. Siente como te mece suavemente hacia los lados, parece que el aire la mueve.

Centra ahora tu atención en el lugar al que quieres ir sin dejar de percibir esa alfombra voladora que te separa de tu cama, te sientes ligero, flotando. La alfombra comienza a formar ondas con cada respiración que realizas. Deja que la alfombra te lleve.

Variante

En las respiraciones puedes imaginar que el aire es luz, del color que desees. También previamente puedes decretar que un aro de luz azul o violeta proteja tu aura.

La colchoneta de agua

Tras la relajación. Comienza a sentir tu cuerpo muy pesado. Te pesan los pies, las piernas son dos lozas de cemento. El trasero se te hunde en la cama, la espalda la sientes en todo su esplendor, densa cayendo al colchón. Tu cabeza forma parte de la almohada. Cedes ante todo tu peso, tus brazos a ambos lados del cuerpo te impiden cualquier movimiento.

Entonces te das cuenta de que tu cama es una colchoneta de agua y está flotando en el mar, zozobra, tiembla ante tu peso. Tienes la sensación de que se está deshinchando y va perdiendo el aire e irremediablemente te hundes en el océano. Aceptas la situación y percibes que puedes respirar, dejas que esa sensación te embargue hasta que encima de ti ves una luz y nadas hacia ella. Ya estás en el astral.

Rito para el Solsticio de invierno

Carga de energía

Cargarnos de energía, de presencia y de dicha es una gran forma de disfrutar del solsticio. Llega la noche más larga y el día más corto del año. El 21 de diciembre de 2018, según el Calendario Gregoriano. Además el solsticio este año llega con la luna a un día de su plenitud y con una alineación planetaria.

Muchas culturas lo acogen según sus creencias y tradiciones con similitudes y diferencias. Os invitamos a realizar esta ceremonia conjuntando los nexos de unión de muchas de ellas.

Empezaremos por preparar un altar, o usar el árbol de navidad si lo tenemos orientado al norte. Para este ritual es conveniente orientarse, conocer las direcciones. Sino lo tenemos claro, baja una app. Podemos realizar la práctica sentados o de pie, incluso si la persona lo necesita acostados. Solos, en pareja o grupo. Si es en grupo, alinearse formando alguna figura geométrica. Usar un mantel, tela o alfombra para delimitar el espacio viene de maravilla. También podemos colocar nuestros minerales, piedras, cuarzos, formando un círculo en el centro o alrededor, como sintáis.

Encender una vela, tener una pizca de tierra y un vaso o cuenco con agua. Depositarlos en el centro o en el altar.

El proceso

Entrada la noche, tomarnos un momento de calma,  de sentir la respiración , de mirar a los ojos. De silencio y ser conscientes del aquí y el ahora. Para luego comenzar, con ese estado de quietud ,a usar el corazón y la palabra. Dejar que las palabras fluyan desde el sentir.

Comenzamos saludando al Corazón del Universo, al Sol central, al Gran Espíritu, mirando hacia arriba en todas las direcciones.  Saludamos al corazón de la  Madre Tierra mirando hacia abajo en todas las direcciones. Pachamama, Tonantzín, Ashera según las distintas culturas. O según tu creencia lo que estimes oportuno y mirando a donde sientas. Saludando a nuestro propio corazón que nos guía. Saludando el corazón de nuestros ancestros ya que sin ellos no estábamos aquí. Saludando el corazón de los que nos guían y ayudan, allá donde estén. Sintamos según nuestra creencias a guías, ángeles o a los Chaska Cuna. Todo esa información está dentro, dejemos que salga de las entrañas de nuestro ser.

Los abuelos

Invitamos a los guardianes de las 4 direcciones, al Este al abuelo fuego, el lugar por donde llega el sol de la mañana, el calor que nos alimenta y nutre.

Señalando y respirando al sur, saludamos al abuelo aire, el que entrega las semillas, limpia y esparce, nos llena de vida a través de la respiración que nos comunica con él.

Al oeste a la abuela agua, la que lleva la vida, los códices, la que nos refresca y nos sana.

Al norte a la Halpa Mama, a la tierra materia, orgánica, la que nos permite pisar, sembrar, recoger los frutos y que contemplamos con amor.

Agradecemos la presencia de todos esos seres de amor y procedemos a meditar llenando nuestros cuerpos de energía.

Meditación

Realizamos 13 respiraciones profundas reteniendo el aire en el estómago y expirando despacio. Sintiendo como en cada una de ellas , nuestros cuerpos se cargan de fuerza. Las 5 primeras para nuestro cuerpo físico. Por partes de abajo arriba. Visualizando que nos entra luz. Las 4 siguientes para nuestro cuerpo sutil, visualizando una esfera azul. Las 4 finales para nuestro merkaba, vehículo superior, o espíritu según tu creencia envía ahí la energía y conexión. Ponle el color que te llegue. Y siente toda esa fuerza.

Pide entonces que entre el espíritu santo o el espíritu de la navidad, como siempre lo que sientas.

Siente todo el proceso, las yemas de tus dedos se recargan de energía, las plantas de los pies, tus órganos, tu corazón late con fuerza a un ritmo, escúchalo. Deja pasar las imágenes que te vengan, no te detengas en ninguna, disfruta de tu ser, de tu presencia

Proyectamos

En este momento , con toda esa energía y paz, es el momento propicio para enviar un mensaje presente. Siento que mi vida es en este momento, como yo quiero que sea, este encontrando un nuevo amor, trabajo, proyecto. Míralo como algo real y permanente. Siente cómo lo disfrutas, como fluye , como el engranaje hace que llegue ese momento perfecto. Dale una forma de energía justo enfrente tuya , a la altura del corazón, pon tu fe, tu fuerza en él. Y ahora envíalo hacia arriba al corazón del Universo, con la petición de que se refuerce esa experiencia siempre sin dañar, molestar a otros y en equilibrio con la vida.

Agradecemos

Agradecemos la experiencia, la presencia de todos los seres, de sus corazones y los despedimos con gratitud. Al Padre, a la madre, a los cuatro abuelos, a las cuatro direcciones y a nosotros mismos por permitirnos disfrutar de este instante presente.

Con este proceso nuestro hogar o negocio se purifica también, son momentos que nos unen, en el que los más pequeños entienden el significado profundo del rito. Llevan esa información más cercana que los mayores, hacerlos partícipes ya sea observando o dentro del proceso es recomendado.

Los que puedan hacerlo en la naturaleza, o un fueguito en casa ya sea la chimenea o otro utensilio, refuerza la atención plena. Gran solsticio para todos.

Otras meditaciones https://wp.me/pavJP5-34

Meditación del Cambio Lunar

Cambios de Ciclo

Esta meditación es muy sencilla pero a la vez es muy poderosa ya que la última luna del año entra en acuario al salir de la luna nueva. O sea que empezamos a crecer con el cambio de luna en un signo de agua muy sanador. Las características positivas de acuario son la sensibilidad,  la percepción intuitiva, disposición para la contención amorosa e imaginación. Vamos a elegir dos de ellas durante la meditación para poner todo nuestro foco y energía en adquirirlas o potenciarlas.

Soltar

Como se va la luna nueva podemos dejarle a esta parte o la totalidad de las características negativas que nos influyen del signo de acuario:

La dependencia emocional, tendencia a dejarse influenciar, y ser manipulados de forma inconsciente.

De esta forma dejaremos espacio para que entren las nuevas energías y nos prepararemos para ir creciendo y potenciar nuestro objetivo en la luna llena.

Meditación cambio de luna

Respiramos 11 veces de forma profunda, para enlazar esta meditación con el periodo 11-12-11 y el 22-12-11 al que nos acercaremos con la luna creciente.  Al respirar contaremos hasta 7 mentalmente pidiendo una transformación y al exhalar contaremos hasta 9 dejando atrás uno de los aspectos negativos de acuario mencionados anteriormente : la debilidad, tanto la dependencia como el dejarse influenciar son debilidades. Así que soltamos la debilidad y reclamamos la fuerza y el poder de nuestra intuición, percepción, sensibilidad y de la maravillosa creatividad.

Es mucho más intensa la meditación del cambio si la hacemos con los ojos abiertos  o cerrados, enfocados al lugar en el cielo nocturno donde se sitúa la luna. Estableciendo un hilo invisible que nos une a ella.

Al terminar nos tomamos un momento de pausa con los ojos cerrados sintiendo nuestro cuerpo y escribimos en el papel que usamos en la meditación de la luna menguante nuestra petición. Aquí tienes la anterior meditación https://wp.me/PavJP5-V

Guarda el papel y nos preparamos para la llegada de otra fecha fuerte el 22-12

El sungazing y el Chac Mool dos formas de recuperar energía

En estos tiempos vivimos rodeados de tecnología que nos aleja de nuestro centro interior. Esta continua distracción y pensamiento futuro nos agota. Es esencial, además de tener momentos de presencia, recuperar una energía pura y limpia con métodos ancestrales.
Sungazing puede ser una alternativa, esta técnica se hizo muy popular hace unos años gracias al llamado mensajero del sol, Hira Ratan Manek, quien dedicó parte de su vida a compilar los métodos utilizados por las culturas antiguas, como los egipcios y los mayas. Para alimentar nuestra corriente bioenergética a través de la fuente de la vida, el Sol.
Este hombre fue controlado dos veces por la NASA durante más de 300 días, viviendo exclusivamente de la luz solar y el agua. Por supuesto, no es necesario alcanzar estos extremos,  lo podemos realizar simplemente para estar en sintonía con nuestro padre-madre sol. El protocolo propuesto por Hira y sus seguidores es mirar directamente al sol en horas seguras, estos son los primeros sesenta minutos tras el amanecer y la última hora antes de la puesta de sol. Comienzas el primer día por mirar solo diez segundos, se permite el parpadeo de los ojos, es más en mi experiencia, esto activa el cuero cabelludo y ciertas regiones del cerebro facilitando el proceso. Cada día aumentas con precaución diez segundos más. Habrá días en que el sol esté cubierto por nubes y sólo verás una pequeña parte, no importa también es válida. Otros días estará escondido y tendrás que descansar, todo es perfecto, ve con él.
Cuando pasen aproximadamente  entre tres y cuatro meses, habrás llegado a los 15 minutos de ver el sol continuamente o dividido en dos tiempos, uno por la mañana y otro por la tarde. Entonces notarás un aumento de la energía en la vigilia, una mayor capacidad de atención en los sueños y una calma total de la mente, los pensamientos negativos desaparecen. Hay un cambio cuántico. Si mantienes la voluntad y llegas a estar cómodo mirándolo ese tiempo, tu vida mejorará, allí podrás decidir si desea ir a la segunda fase del protocolo, alcanzar los treinta minutos. Esta hazaña hará que tus células se regeneren, rechazando cualquier tipo de virus o enfermedad. Por supuesto, si se alimenta mal y tiene excesos de alcohol, drogas u otras dependencias, es probable que no pase la primera parte del programa. Es necesario tener fuerza de voluntad, tiempo y enfoque.

La Sanación Total

Los avanzados en esta técnica nos hablan de una tercera fase en la que hay una curación total del cuerpo espiritual, no podemos sino comentarlo  ya que en este  momento, vamos a entrar en esa fase.  No lo hemos experimentado. Los avanzados aseguran que en ese momento el sol nos dará un regalo que puede ser, por ejemplo, no necesitar alimentos materiales. ¿Verdadero o falso? ¿Es posible para todos o solo para algunos superhumanos? En dos meses más contaremos nuestra experiencia en esta tercera fase. Si desea obtener más información al respecto, consulte la página www.sungazing.com, donde se habla con precisión del protocolo y las horas de seguridad para realizar la práctica.

Internet y el Sungazing

Si curioseas  la red verás que está llena de comentarios positivos y hay algunos negativos sobre el sungazing , he revisado  los negativos e incluso hay casos extremos con daños oculares o gente que decidió dejar de comer y sufrió anemia severa,  desconocemos si ya eran practicantes o fue algo radical. En mi caso fui con mucha precaución, más tiempo de proceso del que marca el protocolo y me hice las pertinentes revisiones médicas, además de autoobservación, sobretodo con los ojos que es algo que valoro mucho, me encanta disfrutar de un bello paisaje. Si se han saltado el protocolo y se han dedicado a desde el primer o segundo día a aumentar el tiempo de manera brusca y a horas no recomendadas lo normal es que se perjudiquen, esto es un proceso largo y puede ser que no sea tu momento de hacerlo, meditalo bien e infórmate.

Figura Maya en la posición de Chac Mool, con el cuenco de agua

 

 

 

 

 

 

La otra técnica que estamos probando actualmente es el Chac Mool

La recuperación de la energía perdida, una combinación de posturas de yoga y meditación que los Toltecas usaban para cargar su nahual. Le advertimos que debe tener buenos abdominales para realizarlo.

Hay que posicionarse en el suelo, en el eje este-oeste, con los pies apuntando hacia el oeste. Es la postura típica del banco abdominal de toda la vida, con su cuerpo formando una v con las rodillas dobladas. Las manos forman un círculo alrededor del ombligo, la entrada del alma para los budistas. Y comenzarás a respirar,  con la cabeza mirando a la izquierda y exhalando a la derecha, luego inspiras a la derecha y girando el cuello, exhalas a la izquierda, 13 repeticiones es un movimiento. Hay que realizar cuatro movimientos. El siguiente movimiento comenzarás con la cabeza mirando a la derecha, en el tercero a la izquierda y el cuarto a la derecha. En total realizas 52 respiraciones, un número sagrado. La intención en la inhalación es recuperar la energía que hemos depositado en otros y en la exhalación devolvemos puramente y con gratitud lo que otros han dejado en ti. Existen variantes más avanzadas de esta técnica, como realizarla con un recipiente con agua de lluvia o manantial en el ombligo. Es importante que se trate de agua sin tratar, sabemos que el agua lleva una codificación con información muy valiosa y también es un conductor eléctrico muy potente. Los sujetos entrenados pueden  invocar su reflejo en el agua e incluso ver su nahual.
La combinación de las dos técnicas nos lleva a un gran avance en nuestro viaje interior, recuperando grandes dosis de energía y mejorando la comunicación con nuestro verdadero ser. Nuestras células nos lo agradecerán. Como comenté en mi caso he tenido una mejoría en la analítica realizada, con menor índice de azúcar y de colesterol malo. Si me pongo en modo analítico puedo achacarselo a que he comido mejor y he hecho más ejercicio pero esto es debido también a que me he encontrado con más optimismo y energía para realizarlo.